El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha destacado hoy que la reforma fiscal, diseñada por el Gobierno y que ahora se encuentra en trámite parlamentario, servirá de impulso a la recuperación económica.

​”La reforma fiscal potenciará la recuperación de la economía a través de la mayor demanda interna prevista por la bajada de impuestos”, dijo en la conferencia que ha pronunciado poco antes de la clausura del X Congreso Jurídico de la Abogacía de Málaga.

Esta reducción de impuestos, equivalente a 9.000 millones de euros en dos años, contribuirá a reforzar el crecimiento económico, ya a partir del próximo mes de enero. En el caso del IRPF el impacto recaudatorio, será de 5.981 millones de euros, de los que 3.366 millones se reflejarán ya en 2015 a través de una rebaja en las retenciones de las nóminas de más de 20 millones de contribuyentes.

171014ferrereformafiscalIFerre ha recalcado que la rebaja tributaria media será del 12,5%, pero los que más se beneficien serán los contribuyentes con rentas medias y bajas y los que cuenten con personas a cargo (hijos, ascendientes o personas con discapacidad). Así, el 72% de los contribuyentes, con rentas inferiores a 24.000 euros, tendrán una rebaja del 23,5%. La rebaja media será del 19,34% para los contribuyentes con una renta inferior a 30.000 euros.

Extranjeros

La reforma fiscal beneficiará al conjunto de contribuyentes, tanto residentes como no residentes. En este sentido, el secretario de Estado ha destacado que están incluidos también los extranjeros que residen en España, bien porque trabajan en nuestro país o porque tienen fijada su vivienda habitual una vez que han finalizado su etapa laboral. Este último colectivo es importante en zonas turísticas como ocurre en buena parte de Andalucía.

La mayor demanda interna, fruto de la rebaja fiscal contribuirá a un aumento de los impuestos indirectos, ligados al consumo. En el caso del IVA, Ferre ha indicado que su recaudación crecerá un 7,2% el próximo año, fruto de la mayor actividad económica. En conjunto, se espera que la rebaja fiscal genere un aumento adicional del PIB del 0,55%, respecto al escenario macro de referencia sin reformas tributarias.

Premio por ahorrar y reducir deuda

Por otro lado, Ferre ha recalcado que la reforma fiscal no se circunscribe a una bajada de impuestos sino que incluye medidas normativas de apoyo al ahorro y mejora de la competitividad empresarial. En el IRPF, se crean figuras nuevas como el Plan de Ahorro a 5 años, por el que no se pagarán impuestos por los rendimientos que generen durante ese periodo.

En el caso del Impuesto sobre Sociedades, Ferre ha subrayado las medidas que ayudarán a reducir el endeudamiento de grandes empresas y pymes. A través de las nuevas reservas de capitalización y de nivelación, las empresas podrán reducir su factura fiscal, a cambio de capitalizarse. En el caso de las pymes, podrán rebajar su tipo de gravamen al 20,25%, gracias a estas figuras.

Litigiosidad

Ferre ha recalcado también en el Congreso de abogados que la reforma fiscal incluye novedades en el Impuesto sobre Sociedades para aclarar conceptos que permitan reducir la litigiosidad. Un ejemplo son las operaciones vinculadas, que relacionan la matriz y las filiales de un mismo grupo empresarial. En este caso, se simplifican las obligaciones de documentación y se aclara cuando hay influencia significativa dentro de un mismo grupo (cuando la participación sea superior al 20%). Además, la reforma de la Ley General Tributaria, en trámite de anteproyecto de ley, introduce aclaraciones en el procedimiento de inspección, que ayudarán a mejorar las relaciones entre la Administración y el contribuyente, en el conjunto del sistema tributario.