Desde el lanzamiento de Amazon Web Services (AWS) en 2006 hemos aprendido -por nuestras conversaciones con desarrolladores, directores de desarrollo, de líneas de negocio y CIOs- que su decisión de migrar a la nube tiene mucho que ver con la libertad y con tener el control de su destino.  Antes de que existiera la nube de AWS, los desarrolladores se sentían limitados. Si tenían una idea que proponían llevar a cabo, la respuesta que recibían normalmente era: “No apoyamos eso” o “¡Creo que no!” e incluso “A lo mejor el año que viene”. Asimismo, los desarrolladores que trabajaban con proveedores de servicios gestionados podían recibir la temida respuesta “Eso va a ser una orden de cambio”, lo que significaba que iba a costar mucho dinero, además de precisar una gran cantidad de tiempo y que era posible que nunca se realizara. Esto era muy desmoralizante y no animaba a estos desarrolladores a pensar en la innovación y en cómo cambiar sus empresas.

La mayoría de los desarrolladores no se dedicaron a la informática para hacer lo mismo una y otra vez cada día.  Son constructores.  Son solucionadores.  Son creadores.  Muchas de las mejores ideas se encuentran dentro de la mente de estos constructores listas para salir a la luz si tienen a su disposición las infraestructuras y los servicios apropiados. Y lo mismo podemos decir de los CIOs.  Deben asegurarse de que sus compañías usan la infraestructura de forma segura y organizada, pero no aceptaron ese trabajo para repetir lo mismo una y otra vez. Tampoco lo hicieron para moverse con lentitud o para decir a sus desarrolladores “No” de forma sistemática cuando tienen ideas valiosas que pueden transformar el negocio.

El objetivo principal de la nube de AWS es ofrecer a los desarrolladores la libertad y el control que precisan para sus propios destinos. Se trata de darles esperanza para que, cuando tengan una idea para cambiar realmente sus compañías – ya sea de forma individual o en grupo -, puedan hacerla realidad. Esto es lo que vemos en España. Gracias a la nube de AWS, los desarrolladores pueden mejorar su creatividad y experimentar con nuevas ideas. Aquellas ideas que no funcionan son desechadas rápidamente y a un coste reducido, y las que tienen éxito pueden florecer y, a veces, convertirse en nuevos negocios. Tomemos como ejemplo a BBVA Data & Analytcs, el centro de excelencia en el análisis de datos del banco BBVA. Han desarrollado Commerce360, una solución totalmente novedosa para el sector retail. Esta aplicación recolecta datos de las transacciones con tarjetas de crédito y débito para convertirlos en información útil para todo tipo de negocios. La herramienta ofrece a los comerciantes una visión integral tanto de su rendimiento como del resto del mercado para que puedan optimizar sus operaciones y campañas de marketing. La aplicación está construida sobre AWS, ya que estiman un ahorro de casi el 90% del coste total de propiedad con respecto a una infraestructura on premise.

BBVA Data & Analytcis no es un caso único. Vemos pruebas que nos demuestran que la nube es un posibilitador de negocio para la base de clientes de AWS. Desde que inauguramos la primera Región AWS en noviembre de 2007 en Irlanda, hemos observado que la nube se ha convertido en la nueva norma y que compañías europeas de todos los tamaños despliegan sus aplicaciones en la nube por defecto.  Muchas compañías también están trasladando a la nube sus aplicaciones existentes con la mayor rapidez posible. Esto ha llevado a las startups de más éxito de España a elegir la nube de AWS, tal es el caso de Wallapop, Social Point, Carto, Typerform o Qustodio. Y también vemos que grandes empresas con todo tipo de casos de uso utilizan las soluciones de AWS, como son Openbank, Bankinter, Mapfre, Interflora, Hotelbeds y Securitas Direct.

Con el uso de la nube, las personas desean controlar sus propios destinos.  Eso es lo que las mantiene comprometidas con las empresas para las que trabajan y con los problemas de los clientes  -incluso cuando no se encuentran trabajando. Esa libertad es verdaderamente una pieza central de este movimiento para AWS y es algo que estamos desando ver que adoptan más las compañías de España y de toda Europa.

Miguel Álava

Director de Amazon Web Services