Los migrantes de la llamada caravana 2020, en la que también viajan familias completas con niños pequeños, se concentraron desde la madrugada de este lunes (20.01.2020) en la aduana de Guatemala, en la ciudad Tecún Umán (suroeste).

Las autoridades guatemaltecas les permitieron ingresar al puente internacional Rodolfo Robles, que conecta a ambos países, y acercarse a unos metros de la reja del lado mexicano, fuertemente custodiada por agentes migratorios y guardias nacionales con equipos antidisturbios.

Gases lacrimógenos

Ante la falta de respuesta, al mediodía, los migrantes se lanzaron al río desde la localidad guatemalteca de Tecún Umán. Los migrantes cruzaron el Suchiate, poco caudaloso en esta época del año, frente a la atenta vigilancia de miembros de la Guardia Nacional, que aguardaban del lado mexicano y buscaban detener el flujo migratorio, sin éxito.

En medio de gases lacrimógenos y lanzando insultos contra los guardias mexicanos, los centroamericanos avanzaban con facilidad, dejando detrás el puente fronterizo por donde se cruza legalmente. 

Poco después, el Gobierno de México avisó que arrestará y deportará a los integrantes de la caravana de migrantes que entraron al país en las últimas horas de forma irregular cruzando el río Suchiate, frontera natural entre Guatemala y México.