A través de 50 dominios una red de hackers robaba información confidencial a importantes usuarios en EE.UU. Corea del Sur y Japón.