La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en la apertura del 40° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, pidió este martes a todos los Estados que acaben con la pena de muerte.

La ONU se opone al uso de la pena de muerte en todas partes y en todas las circunstancias, recordó la Alta Comisionada, diciendo que le complace saber que existe una clara tendencia internacional hacia la abolición.

En todo el mundo, unos 170 Estados, con una variedad de sistemas legales, tradiciones, culturas y religiones, han abolido la pena de muerte en la ley o no llevan a cabo ejecuciones en la práctica.

“Continuar condenando a muerte a personas sabiendo que existe un riesgo, por pequeño que sea, de un error, es inaceptable. Aliento a todos los Estados aquí representados hoy a tomar una posición en el lado correcto de la historia y a unirse a la tendencia internacional hacia la abolición”, declaró Bachelet.