Una toma clandestina de combustible en un oleoducto de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) ha explotado este viernes en el estado de Hidalgo, centro de México, con un saldo de al menos de 21 muertos y 71 heridos.

El accidente ocurrió al finalizar la tarde en el municipio de Tlahuelilpan, cuando decenas de personas se llevaban en cubetas y bidones el combustible que se había estancado en las tierras de cultivo.

Tras el estallido el combustible creó una especie de barrera de fuego donde se encontraba la mayoría de las personas.