Otros 6.500 efectivos han sido enviados a la frontera sur. México busca así cumplir su compromiso con el gobierno de Estados Unidos: frenar la migración, según informó el jefe del Ejército.