México deportará a los migrantes que este domingo intentaron cruzar el muro con Estados Unidos por varios puntos de Tijuana, en una serie de actos que llevaron a que la policía estadounidense les lanzara gases lacrimógenos, sin que hasta el momento se reporten heridos o víctimas fatales.

 – Un grupo de migrantes de la caravana de centroamericanos radicada en Tijuana ha desafiado este domingo a las autoridades al trepar el muro fronterizo con Estados Unidos.

La jornada comenzó con una marcha aparentemente pacífica, pero, alrededor de una hora después del inicio de la caminata centenares de ellos rompieron un cerco policial y se dirigieron hacia dicha garita y hacia otros puntos fronterizos, donde se subieron al muro fronterizo.

Durante varias horas, grupos de migrantes permanecieron en distintos puntos de la línea entre Tijuana, también en el municipio Mexicali, con Estados Unidos, mientras que la Casa Blanca ordenó cerrar el puerto fronterizo de San Ysidro, entre San Diego y Tijuana (México), uno de los más transitados del mundo.

En una entrevista televisiva, el ministro de Gobernación, Alfonso Navarrete, ha indicado que aquellos que hayan participado en estos hechos “violentos” serán deportados de forma “inmediata”. Ha asegurado que un grupo de alborotadores dentro del contingente convenció a más migrantes, muchos de ellos mujeres y niños, a actuar ilegalmente al querer trepar el muro y cruzar la frontera. Afortunadamente, ha proseguido, no se registraron heridos graves ni muertes, pese a una respuesta “muy agresiva” del gobierno estadounidense, y ha anunciado que se reforzará con fuerzas federales la frontera.

Horas después del inicio del altercado, la mayoría de migrantes regresaron a los distintos puntos donde están siendo acogidos desde que llegaran, al menos unos 4.700 de ellos, a Tijuana.