La canciller pide solidaridad en la lucha contra el nuevo coronavirus en su discurso de año nuevo

En su presumiblemente último Discurso de Año Nuevo en el cargo, Angela Merkel trata de preparar a los ciudadanos para asumir más sacrificios en la crisis del coronavirus. “No se puede pasar ignorar lo aciago de estos días y semanas. Son tiempos difíciles para nuestro país. Y así seguirá bastante rato todavía”, dijo Merkel, según el texto adelantado a los medios. “En 2020 nos ha arrollado algo con lo que el mundo no contaba. Un virus – hasta ahora desconocido – invade nuestros cuerpos y nuestras vidas. Nos afecta en el aspecto más humano de nuestra conducta: la cercanía a los demás, un abrazo, una conversación, las celebraciones”.

Según Merkel, la pandemia del coronavirus y su gestión representan “la tarea política, social y económica del siglo”. En su tradicional Discurso de Año Nuevo, la canciller agradeció a los ciudadanos su confianza y paciencia, “por participar en este esfuerzo histórico”. Recordó a las víctimas de la pandemia y volvió a pedir, con toda la esperanza puesta en las vacunas, paciencia y perseverancia: “Durante todavía bastante tiempo dependerá de todos nosotros mismos cómo vamos a superar esta pandemia. El invierno es, y seguirá siendo, duro”.

Por tanto, cada uno debe hacer su contribución para contener la pandemia. “Sabemos lo que se puede hacer para contrarrestar al virus. Junto a la vacuna, el medio más eficaz para combatirlo está en nuestras propias manos: atenernos a las reglas de higiene y distancia social, todos y cada uno de nosotros”.