El Gobierno alemán ha decretado que cualquier persona que regrese al país desde el extranjero deberá hacer cuarentena domiciliaria durante dos semanas. Una medida para frenar la expansión del coronavirus que empezará a aplicarse a partir del próximo 10 de abril y que no afectará a trabajadores que deban entrar y salir del país.