La canciller Angela Merkel ha advertido a sus compatriotas de que el confinamiento podría durar ocho o diez semanas más debido al alarmante incremento en el número de contagios de COVID-19. Ya son cerca de dos millones desde el inicio de la pandemia. El martes se han registrado 891 fallecidos más, elevando el total a 41.577, y se ha detectado el primer caso de la mutación supercontagiosa del virus que surgió en Sudáfrica.

Mientras tanto, la Unión Europea intensifica sus programas de vacunación con el preparado de la farmacéutica Moderna, que ya se ha empezado a distribuir entre los socios comunitarios. La Comisión Europea ha firmado contratos con seis laboratorios y está en conversaciones con otros dos más sobre la base de una política común de adquisición de vacunas.