Eleva un 6% sus ventas, 24.305 millones

– Mercadona ha incrementado la inversión durante 2018 (con cargo a sus recursos propios), en un 50%, hasta los 1.504 millones de euros y ha experimentado una mejora en superficie constante de sus ventas de un 6%, hasta los 24.305 millones de euros.

La cadena de supermercados ha finalizado 2018 con 1.636 tiendas, tras abrir 29 nuevos supermercados y cerrar 20 que no se ajustaban a los estándares de amplitud y comodidad de la cadena. Entre ellas, destacan las aperturas en Ceuta, La Palma y Melilla, que han permitido a la compañía completar su presencia en todo el territorio español.

Además, y en su proceso de cambio constante para ser la mejor opción de “El Jefe”, Mercadona ha seguido reformando su red de supermercados y ha finalizado el año con 400 supermercados del Nuevo Modelo de Tienda Eficiente (Tienda 8), tras reformar 215 tiendas.

De su beneficio total generado, un 25%, se ha repartido con la plantilla, en total 325 millones en concepto de prima por objetivos; un 25% de las ganancias, 295 millones, se ha revertido en la Sociedad, de los que 2 millones corresponden a Portugal, en concepto de impuestos, con un tipo impositivo efectivo en el impuesto de sociedades del 22%; un 40%, sobre 470 millones, se ha reinvertido en la empresa como recursos propios, y el 10% restante se ha repartido entre los accionistas vía dividendos.

De acuerdo con la metodología actualizada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), la aportación global de Mercadona a la creación de riqueza en España, representa el 3,4% del empleo total del país, (630.000 puestos de trabajo), el 1,9% del PIB (22.900 millones) y un volumen de compras en el mercado nacional de 18.640 millones que representa el 85% del total de las compras realizadas por la compañía.

Creación de empleo

En 2018, Mercadona ha creado 1.800 nuevos puestos de empleo estable y de calidad, lo que le ha permitido cerrar el año con una plantilla de más de 85.800 personas, de las que 300 son portuguesas. Durante estos doce meses, la compañía ha destinado importantes recursos para mejorar las habilidades y conocimiento de sus trabajadores, con un esfuerzo inversor en formación que ha superado los 70 millones.

Paralelamente ha seguido apostando por la promoción interna, con un total de 860 personas ascendidas a puestos de mayor responsabilidad; y por la igualdad, como pone de manifiesto el hecho de que haya finalizado 2018 con una plantilla mayoritaria de mujeres, y de que éstas ocupen el 47% de los puestos directivos.

Nueva inversión récord para 2019

Durante 2019, la compañía tiene previsto acometer una nueva inversión histórica de más de 2.300 millones de euros. Este esfuerzo se destinará a la apertura de 49 nuevos supermercados, 10 de ellos en Portugal; a la reforma de 390 supermercados con el Nuevo Modelo de Tienda Eficiente (Tienda 8); a seguir desarrollando el Proyecto de Frescos Global, y a la implantación de la nueva sección de Listo Para Comer, que está previsto se amplie a otros 250 supermercados también a lo largo del año

Otro de los objetivos claves de Mercadona en 2019 será la eliminación de sobreesfuerzos y la optimización de la red logística, reto este último que se aborda por medio de la automatización de los bloques logísticos. Además, la compañía seguirá destinando importantes recursos a la transformación digital, otro de los vectores de crecimiento, y a las aperturas de dos nuevos almacenes para online (Colmenas).

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha manifestado que “2018 ha sido un año de muchas iniciativas transformadoras para la compañía. Los resultados de este proyecto de transformación disruptivo que iniciamos hace dos años no serían posibles sin el esfuerzo que realizan las 85.800 personas de Mercadona para garantizar, todos los días con su trabajo rutinario, la satisfacción de “El Jefe”, nuestros clientes”.

Para Roig, “todos los que formamos Mercadona nos hemos marcado para 2019 un reto claro: perseguir un crecimiento sostenible basado en la eficiencia, la diferenciación, la sostenibilidad y la innovación, con la determinación y humildad necesarias para corregir los errores que por el camino vamos a cometer y para seguir construyendo un proyecto que la gente quiera que exista y que apueste por el crecimiento compartido. Porque, tal y como tuve la oportunidad de leer en el libroCapitalismo Consciente “igual que las personas no vivimos solo para comer, tampoco las empresas existimos solo para lograr beneficios; ahora bien: las personas no podemos vivir sin comer y las empresas no podemos vivir sin beneficios”.