Son los datos más recientes de ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados

 – 1,2 millones de refugiados necesitan dejar el país inicial de acogida para ir a un tercer país más, pero menos de 56.000 pudieron viajar finalmente.  Menos de un 5% de todos los refugiados que necesitan ser reasentados lo consiguieron en 2018.

La mayoría huyeron de Siria, la República Democrática del Congo, Eritrea y Afganistán. Más de la mitad de las solicitudes son de niños.

En general, los refugiados que necesitan reasentamiento se encuentran en países vecinos a áreas en conflicto.

“Es imperativo más solidaridad y compartir la carga para poder acomodar y acoger a gente que ha tenido que dejar sus hogares, porque la mayoría de ellos están en países que en sí mismos tienen muchos retos y que tienen que cuidar de sus propios ciudadanos además de las poblaciones desplazadas. Es una llamada a la solidaridad y a compartir la carga”, decía Shabia Mantoo, la portavoz de ACNUR.

En 2018 Estados Unidos se mantuvo como el principal país de acogida de refugiados, con 17.113 personas admitidas, frente a las 78.761 de 2016. Le siguieron Canadá (7.713), el Reino Unido (5.702) y Francia (5.109), mientras que España solo acogió a 80 de estas personas, y los países latinoamericanos a 11 (ocho en Uruguay y tres en Argentina).

La portavoz de la ACNUR calculó que en 2019 alrededor de 1,4 millones de refugiados necesitarán este tipo de reasentamiento.