Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad de Myanmar y grupos armados, que incluyen ataques aéreos, se han cobrado la vida de al menos 17 civiles en varias partes del país, han informado desde la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Además, hay informes de que miles de personas han huido de las hostilidades en los últimos días en las regiones de Kayin y Bago, en el centro de Myanmar, cerca de Yangon.

Se estima que 7100 personas están desplazadas internamente en las dos regiones.

La Oficina de Derechos Humanos ha recibido informes fidedignos de que al menos 568 mujeres, niños y hombres han sido asesinados desde el golpe militar del 1 de febrero, aunque se teme que el número de víctimas mortales sea mucho mayor.