Además de un convenio para promover la supervivencia de la “Tortuga Boba”

Con motivo del Día Mundial del Medioambiente, que se celebra este miércoles 5 de junio, Meliá Hotels International ha anunciado un proyecto de eficiencia energética, en colaboración con la startup Indoor Clima, por el cual la hotelera invertirá 4,5 millones de euros, con los que espera evitar la emisión de más de 66.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, equivalentes a la plantación de 3,3 millones de árboles.

El proyecto se encuadra en la estrategia medioambiental del Grupo, que entre otros objetivos prevé reducir en 2020 las emisiones por estancia en sus hoteles en un 18,4% (ampliado al 50% en 2035) y un 8% el consumo de agua, así como alcanzar un 70% de consumo de energía procedente de fuentes renovables certificadas en todo el mundo, cifra que actualmente ya es del 100% en España.

Bajo el título CO2PERATE, el proyecto se centra en dos líneas de trabajo: la monitorización del 80% del consumo eléctrico y la medición continua de combustibles y agua, con la finalidad de detectar puntos de mejora e implantar medidas ecoeficientes; y la dotación de inteligencia artificial en el sistema de climatización para lograr un rendimiento más eficiente en función de variables como la ocupación o la temperatura.

El proyecto CO2PERATE se alinea también con el proceso de transformación digital que está realizando Meliá Hotels International para mejorar la gestión, que además integra la colaboración con start-ups para trabajar de la mano en objetivos comunes, generando así nuevas oportunidades de empleo e innovación. Para Gabriel Escarrer, Vicepresidente Ejecutivo y Consejero Delegado de Meliá Hotels International, “la acción de las empresas contra el cambio climático es una prioridad global y la tecnología puede ayudarnos en este objetivo. La bondad del proyecto CO2PERATE es que aúna estas dos prioridades, al proponernos reducir nuestra huella mediante un sistema eficiente basado en la utilización de la tecnología, y estoy seguro de que se convertirá en un modelo y un ejemplo para otras compañías del sector”.

Protección de la tortuga marina

Por otra parte, la compañía firmará también, esta semana, un acuerdo con la Fundación Palma Aquarium para apoyar la protección de la especie de la “Tortuga Boba” (Caretta Caretta), que según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) se encuentra en peligro de extinción, como consecuencia directa del cambio climático y de la acción humana.

La ubicación de algunos de los hoteles de Meliá Hotels International coincide con importantes playas de anidación, por ejemplo, en México, donde Meliá ya realiza una labor para protección de tortugas marinas en varias playas. Por otro lado, el archipiélago balear es una importante área de alimentación para la Tortuga Boba, donde se produce una gran concentración de ejemplares juveniles y subadultos nacidos en México y el área de Florida (80%) y en el Mediterráneo oriental (20%).

Para la conservación de la especie es fundamental proteger las fases de anidación y es por ello que la cadena hotelera colabora con la Fundación Palma Aquarium en la investigación de acciones que garanticen el éxito de la anidación, así como en la formación y concienciación de empleados, huéspedes y proveedores a través de diversas actividades y dinámicas ambientales en grupo.

Este proyecto, además de demostrar la apuesta de la Compañía por la conservación de la biodiversidad, pretende poner en manifiesto la importancia de la eliminación de plásticos en los océanos, donde muchas especies están en peligro por enmallamiento en plásticos o ingestión de cuerpos extraños.