Tras la Navidad, quien más y quien menos está ya pensando en volver frecuentar la báscula, abandonada desde mediados de diciembre. Comidas, cenas, reuniones de amigos y cócteles varios han aumentado nuestro peso y puede que alterado nuestros parámetros analíticos básicos.

avocado-829092_640Más allá de la preocupación para mantener la línea, el orientador en salud Ata Pouramini recuerda que la ingesta concentrada de alcohol en pocos días, acompañada de comidas grasas y azúcares puede subir o bajar de forma peligrosa la tensión arterial, los índices de azúcar y los triglicéridos.

Así pues, es tiempo de limpiar, de desintoxicar, de devolver al organismo a un estado más armónico, objetivo, que, según el experto, no se logra con un par de días de ayuno o tomando caldos de verdura.

Para conseguirlo, asegura, deben imponerse una rutina, unos hábitos e introducir nuevos productos en nuestra lista de la compra. En esta línea, lanza algunas recomendaciones para la “cuenta atrás” postnavideña.

  1. Comenzar a reducir la ración de cada uno de nuestros platos. Es el primer objetivo. Finalizado el tiempo excepcional de fiesta, es ahora de volver a la normalidad. Una fórmula habitual es servirnos en platos más pequeños.
  2. Por supuesto, eliminar el alcohol absolutamente. Si continuamos tomándolo en comidas, cenas, sobre todo, entre horas, no lograremos recuperar ni el peso ni ninguna rutina, incluida la del sueño, alterada por los horarios, pero también por el efecto excitante de la bebida.
  3. Como tercer consejo, retiraremos las sobras de dulces navideños y otros productos. No debemos estar hasta febrero tomando alimentos de alta concentración de azúcar procesado
  4. Como propósito de fin de año nuevo, Pouramini recomienda sustituir el azúcar por otros edulcorantes como el azúcar de abedul o xilytol o la estevia. El primero es apto para diabéticos y de sabor muy dulce y el segundo aporta cero calorías.
  5. Enero es buen mes para recurrir a los clásicos de herbolario. Las infusiones ayudan contra la retención de líquidos, los problemas digestivos y contribuyen a una dieta detox. El autor de “Tu eres tu Medicina recomienda la ortiga y el diente de león. El rey es el té con jengibre como sustituto al café.
  6. En cuanto a los alimentos con propiedades depurativas para el hígado anotad, por supuesto, los cítricos, con el pomelo a la cabeza, ( consultad si estáis tomando medicamentos, puesto que interfiere con algunos), la alcachofa, las ensaladas de hoja verde, el caldo de apioo la sopa de pescado blanco.
  7. Para no quedarnos sin energía, no debemos abandonar los hidratos. Busquemos los sanos, presentes en la quinoa, un producto muy completo, con todos los nutrientes necesarios para el organismo, proteínas, minerales y vitaminas. También es rica en Omega 3, que podemos encontrar en otro superalimento, algo calórico, pero muy sano: el aguacate.
  8. Y, por último, sigamos las recomendaciones de la OMS y abandonemos el consumo de bebidas azucaradas. No son productos de uso diario.