El ejemplar es el segundo de la pareja reproductora formada por Hortelano y Marchena, ambos liberados en el marco del programa de reintroducción

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha confirmado el nacimiento del primer pollo de quebrantahuesos que se produce este año en Andalucía. En concreto, en el territorio de cría del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén), regentado por la pareja reproductora formada por ‘Hortelano’, un macho nacido en 2010, y ‘Marchena, una hembra de 2012,  dos ejemplares liberados en el marco del Programa de Reintroducción de la especie en la Comunidad Autónoma andaluza.

El pollo, nacido el pasado día 9 de marzo, es el segundo de esta pareja reproductora y el cuarto que nace en libertad desde el inicio de este programa, hace ya más de treinta años y desde que hace doce comenzaran las reintroducciones. Un proceso largo dada la propia ecología de la especie que tarda en alcanzar la madurez sexual como mínimo a partir de los seis años, aunque esta pareja fue más precoz, quizás por no encontrar competencia intraespecífica.

El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la consejería pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o  hacking, una técnica originalmente utilizada en cetrería.

Desde que se iniciaron las primeras liberaciones en el año 2006, son ya 49 los individuos de esta rapaz que se han soltado en los parques naturales de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Sierra de Castril. Para saber los movimientos que realizan los quebrantahuesos una vez que emprenden el vuelo, todos los ejemplares llevan consigo transmisores GPS satélites.

El quebrantahuesos, incluido en el Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas, representa, al igual que otras especies amenazadas, un recurso importante para el turismo especializado en la observación de aves. De esta manera, la recuperación de la especie supone incrementar una actividad económica en el medio rural con una gran potencialidad y que favorece el desarrollo socioeconómico del territorio.