El comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) analizará este jueves las nuevas variantes del coronavirus, que preocupan a las autoridades en todo el mundo, donde la lucha contra el incremento de los contagios se intensifica a golpe de confinamientos, toques de queda y campañas de vacunación.

El recrudecimiento del virus golpea también a China, que el jueves anunció la primera muerte por COVID-19 desde mayo pasado, pese a que parecía haber erradicado la pandemia.

El gobierno danés anunció hoy que prolongará tres semanas más el cierre de la actividad económica implantado hace un mes para frenar la propagación de la nueva mutación del coronavirus detectada en el Reino Unido. 

Italia ha decidido extender su estado de emergencia hasta finales de abril ya que los contagios van en aumento. La incidencia es de más de 313 casos por cada 100.000 habitantes por lo que se prohibirá la movilidad entre regiones, anunció el Gobierno.

Portugal se enfrenta a un nuevo cierre de Covid-19 que entrará en vigor a partir del viernes. “La regla principal es, quedarse en casa. Cada uno de nosotros debe aplicar esta regla, para proteger a los demás y para protegernos a nosotros mismos, sólo entonces ganaremos nuestra lucha contra la pandemia”, expresó el primer ministro Antonio Costa. Los expertos en salud portugueses dicen que podrían pasar ocho semanas antes de que los índices de infección bajen a los niveles anteriores a la Navidad.

De momento, España mantiene la tesis de que no recurrirá a un confinamiento duro como el del pasado mes de marzo.