La primera ministra británica, Theresa May, ha ofrecido al Parlamento celebrar un segundo referéndum sobre el Brexit como una de las diez opciones de su nuevo plan para sacar adelante el acuerdo del divorcio en el cuarto intento, previsto para la primera semana de junio. “Creo que no deberíamos dar este paso”, ha dicho, para después abrir la puerta a que los diputados decidan si quieren volver a consultar con los británicos siempre y cuando permitan que la legislación para implementarlo salga adelante.

La jefa de Gobierno desgranó en un discurso un paquete de medidas con las que espera ganarse el apoyo de algunos diputados de la oposición para que la Cámara de los Comunes ratifique el acuerdo del “brexit”, que ya ha sido rechazado en tres ocasiones.

El “nuevo acuerdo” que presentó May incluye una unión aduanera “temporal” con la UE, hasta las próximas elecciones generales en el Reino Unido, así como garantías para mantener los derechos laborales y los estándares medioambientales.