El Gobierno de la isla de Mauricio, famosa por sus playas paradisíacas, ha declarado el “estado de emergencia medioambiental” y ha pedido asistencia a Francia por un vertido de petróleo que se extiende en sus aguas después de que un barco de propiedad japonesa y bandera panameña encallara.