Una creación contemporánea y escultural, Maurice Lacroix presenta un reloj de acero de gran impacto visual y relojero

El AIKON Chronograph Skeleton manifiesta el diseño y las complicaciones más fuertes de la marca, fusionando la herencia relojera del Masterpiece con la fuerza del AIKON. Apenas unos meses después de sentar unas bases con el AIKON Mercury, Maurice Lacroix refuerza su línea emblemática a través de una pieza elaborada, gráfica e intransigente.

El tecnicismo del AIKON Chronograph Skeleton constituye una voluntad estética y una afirmación gráfica de la fuerte naturaleza del AIKON llevada al extremo. Sin embargo, tras este manifiesto de una relojería de vanguardia, expresiva e inequívoca, Maurice Lacroix es fiel a sus principios fundamentales. Esta pieza de complicación, categorizada como manufactura, se ejecuta de manera ejemplar, y la relación entre su notable calidad objetiva y su precio es extremadamente favorable.

Un gran diámetro de 44 mm y un grosor con un diseño elegante. Un bisel reducido para poder admirar el movimiento en su conjunto, salteado por los 6 índices móviles característicos del AIKON, que se posan directamente sobre el hielo, más prominentes que nunca y grabados de 10 en 10. Pulsadores prominentes con base hexagonal y prolongados por la protuberancia que provoca el cronógrafo. Una corona dentada, grande, larga y con acabado de PVD negro.

Cuanto más altos son los componentes del AIKON Chronograph Skeleton, más evidentes son los índices móviles y el bisel son de acero satinado. La máscara de la esfera, que incluye los cuatro índices y los contadores, se presenta también satinada y más oscura. Las cavidades de estos contadores están granalladas y se presentan aún más oscuras. Los niveles inferiores están ocupados por el movimiento, de oro negro con tratamiento DLC y resaltados por la capa más profunda, que se vuelve de nuevo gris claro para crear contraste.

EL LINAJE AIKON

El AIKON Automatic es el descendiente del Maurice Lacroix Calypso. Este reloj de acero de los años 90, modelo de referencia de la marca y de su época, poseía ya unos rasgos que se han mantenido en el AIKON. La caja integrada y resistente al agua, el bisel con índices móviles que rodea un cristal de zafiro plano y la correa con el logotipo «M» aplicado, hacen de este modelo de presencia extraordinaria uno de los productos estrella de la marca. En 2016, Maurice Lacroix realineó los elementos característicos de este icono con la presentación de una versión contemporánea: el AIKON de cuarzo. En 2018, una colección completa de AIKON Automatic recogía el testigo y, en 2019, el AIKON Mercury comenzó a incorporar complicaciones del tipo Masterpiece en la colección.