La minería ha experimentado una importante transformación en las últimas décadas para convertirse en una industria moderna, eficiente, comprometida e igualitaria. El avance de la mujer hacia la igualdad en el ámbito laboral se hace cada día más patente en este sector que, tradicionalmente, ha sido un terreno de hombres.

Empresas como MATSA están propiciando la incorporación de las mujeres en todos los ámbitos de la operación, una apuesta que se traduce en un porcentaje femenino del 18% en su plantilla. Esta cifra se encuentra a la altura de las principales empresas mineras a nivel internacional y por encima de la media en España, que se sitúa en torno al 8%. La compañía onubense cuenta con geólogas, ingenieras, camioneras, palistas, químicas, barrenadoras, supervisoras o directoras de área, entre otras. Las mujeres son hoy parte integral del trabajo en la mina y tienen claro que han llegado para quedarse.