Minas de Aguas Teñidas (MATSA) ha conmemorado sus diez años de presencia en Andalucía en un acto institucional celebrado en Sevilla en el que la directora general, Audra Walsh, ha estado acompañado por el consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, José Sánchez Maldonado; el presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo; alcaldes, empresarios y otros representantes del sector minero.

MATSA celebra este año su décimo aniversario con tres proyectos en operación en la provincia de Huelva. En el 2006, comenzaron los trámites para la explotación de Aguas Teñidas y un año más tarde se produjo la reapertura de esta histórica mina. A continuación, el descubrimiento y puesta en funcionamiento de la mina Magdalena y la reapertura de la mina Sotiel, sentaron las bases de una compañía de referencia en el sector minero andaluz.

X ANIVERSARIO MATSA  (4)Audra Walsh, ha destacado la fuerte inversión llevada a cabo por MATSA para hacer frente a la inestabilidad del mercado de las materias primas y situarse a la vanguardia de la minería del siglo XXI. “Estos diez años no han sido fáciles pero hoy afrontamos el futuro con tranquilidad y optimismo, y con la convicción de haber hecho un gran trabajo” ha explicado Walsh.

MATSA ha destinado en estos diez años más de 900 millones de euros a construir un proyecto moderno y competitivo basado en la innovación, la investigación y la eficiencia. Además, valores como la seguridad, el respeto al medio ambiente y el compromiso con la sociedad del entorno están muy presentes en el día a día de la empresa. Como destaca la directora general, “el objetivo es seguir apostando por una mayor presencia de la minería en Huelva y Andalucía para mantener nuestro liderazgo”.

El Consejero de Empleo, Empresa y Comercio, ha señalado que este aniversario es una oportunidad para valorar el camino recorrido y los logros alcanzados. Entre ellos, ha puesto en valor “la estrategia empresarial de MATSA, que va más allá de la mera producción, primando el desarrollo del conocimiento, la innovación, la sostenibilidad y la responsabilidad social”.

Por su parte, Ignacio Caraballo, ha destacado la importancia de la minería como sector estratégico y ha recordado que “MATSA abrió el camino de la minería onubense, apostó e invirtió en la provincia y es hoy el buque insignia del sector en Huelva. Hablar de MATSA es hablar de desarrollo y empleo de calidad”.

X ANIVERSARIO MATSA  (6)Durante el acto, la compañía ha presentado un vídeo conmemorativo y una exposición fotográfica en los que se ha realizado un repaso por los hitos más importantes alcanzados a lo largo de estos diez años y lo que su crecimiento ha supuesto para el desarrollo económico del territorio. “MATSA ha dado vida y esperanza a una comarca minera que se encontraba muy afectada por el desempleo, nuestra presencia ha supuesto un respiro para miles de familias de la provincia de Huelva”, ha señalado Audra Walsh.

Minas de Aguas Teñidas, S.A.U., (MATSA) es una empresa minera española moderna y sostenible titular de los derechos de explotación de la mina de Aguas Teñidas y mina Magdalena en Almonaster la Real y de la mina Sotiel localizada en el término municipal de Calañas, Huelva. MATSA es propiedad de una empresa participada conjuntamente al 50% por Mubadala Development Company, compañía para la inversión y el desarrollo con sede en Abu Dhabi, y por Trafigura, empresa líder en el Mercado mundial de materias primas.

Minas de Aguas Teñidas está ubicada en el término municipal de Almonaster la Real en Huelva, al norte de la Faja Pirítica Ibérica. Se trata de un distrito minero de más de 250 km. de longitud, activo desde los tiempos fenicios, hace más de 2.500 años.

La actividad de MATSA consiste en la investigación y explotación de yacimientos minerales y su tratamiento en la planta de procesamiento ubicada en el término municipal de Almonaster la Real. Esta planta tiene en la actualidad una capacidad para procesar 4,6 millones de toneladas de mineral al año.

La explotación subterránea se realiza, principalmente, por el método de cámaras primarias y secundarias que posteriormente se rellenan con una pasta producida con los propios estériles sobrantes del proceso de tratamiento del mineral en la planta. El empleo de la pasta permite una gestión integral del yacimiento, minimizando además el impacto ambiental en la superficie.