31 importantes empresas españolas apostaron a primeros de año por aumentar el número de mujeres directivas en sus órganos de dirección y 42 más apuestan ahora. Éste es el éxito de los acuerdos voluntarios que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está impulsando con el tejido empresarial español para conseguir una presencia equilibrada de género en los cargos de responsabilidad corporativa.

La ministra Ana Mato ha defendido la iniciativa como “fuente de progreso” por una clara razón: “Más mujeres en puestos de responsabilidad significa mejores empresas, y en definitiva mayores oportunidades para todos”.

Ana Mato. 080312 Día Mujer. InteriorAsí se ha expresado la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad durante el acto de adhesión de estas 42 empresas a unos acuerdos voluntarios que promueven el incremento de mujeres en funciones directivas de las empresas “sin menoscabo del mérito y de la capacidad”, ha dicho la ministra. En algunos casos, el compromiso de las empresas permitirá alcanzar, en los próximos cuatro años, una presencia de mujeres en puestos de dirección superior al 40%.

A su juicio, incorporar mujeres a las esferas de responsabilidad de las empresas se hace acorde a la preparación y formación que atesoran. Según ha recordado, casi el 60% de las licenciaturas universitarias corresponden a mujeres.

La mayor presencia de directivas en funciones de responsabilidad de las empresas (puestos directivos, comités ejecutivos y consejos de administración) es una de las tareas más importantes en las que se ha embarcado el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y Ana Mato en particular, ya que “para crecer, para prosperar, para ser mejores, hay que buscar, atraer, retener y premiar el talento, que está igualmente repartido entre hombres y mujeres”, ha afirmado durante el acto, al que han asistido representantes de las 42 empresas suscriptoras.

Mediante estos acuerdos, los primeros de estas características que un gobierno alcanza con el sector empresarial, las entidades firmantes se comprometen a incrementar la presencia de mujeres en sus comités de dirección o en sus consejos de administración hasta un 20% o 5 puntos más que el nivel que posean en la actualidad, y todo ello en el plazo máximo de cuatro años. En una primera etapa se sumaron 31 empresas y ahora se adhieren otras 42 con una novedad: extender los acuerdos a los consejos de administración.

Para ello, habrán de poner en marcha medidas de organización y flexibilización del tiempo de trabajo, de manera que se facilite la conciliación de la vida personal, laboral y familiar y se promueva su acceso a las mismas tanto a hombres como a mujeres. Asimismo, se cuidará que en los procesos de formación interna, selección y promoción de personal exista una presencia más equilibrada de ambos géneros, sin menoscabo del mérito y de la capacidad. Por otro lado, las empresas avanzarán en la medida de sus posibilidades hacia que haya una participación más equilibrada cuando se produzca una vacante en puestos predirectivos o directivos, o cuando se proceda a la renovación de miembros del Comité de Dirección o del Consejo de Administración.

Las empresas firmantes emitirán un informe en el ecuador del plazo suscrito, a los dos años, y otros al término del periodo, y en ambos se evaluará la progresión cosechada al respecto. De este modo, las empresas podrán identificar aquellos obstáculos con los que hayan podido encontrarse para, si es necesario, impulsar nuevas medidas que garanticen el cumplimiento de los objetivos.