Artur Mas ha comparecido en la galería gótica del Palau de la Generalitat después de renunciar anoche a la consulta del 9N tal como la estableció en el decreto suspendido por el Constitucional.

El presidente catalán ha afirmado que su gobierno está dispuesto a seguir adelante y hacer la consulta el 9 de noviembre “con locales abiertos, urnas y papeletas” aunque ha reconocido que los partidos del bloque soberanista “no están tan juntos como hace diez días”.

Los locales serán los de la Generalitat de Cataluña. “Pero la consulta no será la definitiva”, ha advertidoMas. “La del 9-N es la anticipada de la definitiva”, ha resumido.

La consulta – ha explicado Artur Mas – no se celebrará según el decreto suspendido por el Constitucional, la votación se acogerá a otros marcos jurídicos vigentes que según él conceden competencia a la Generalitat, ha afirmado.

Mas ha llamado al Estado “el adversario real y poderoso, porque niega la posibilidad de votar y ser consultado como pueblo”.