El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) advirtió hoy que los más de 70.000 niños nacidos en Liberia que no fueron registrados durante el brote del ébola se encuentran en una situación precaria, sin acceso a cobertura sanitaria ni documentos de identidad y en peligro de ser traficados o adoptados ilegalmente.

Sheldon Yett, representante de UNICEF en Liberia, aseguró que a ningún niño debería negársele la protección de un Estado ni el acceso a servicios básicos a los que tienen derecho todos los demás sólo porque su identidad no haya sido registrada.

UNICEF asegura que las partidas de nacimiento se han precipitado frente a los niveles previos al estallido de la epidemia.
En 2013, se registraron a 79.000 niños. En 2014, cuando muchos centros de salud cerraron o redujeron sus servicios por culpa de la respuesta al ébola, el número descendió a 48.000, una caída de 39 por ciento frente al año anterior. En los primeros cinco meses de este año, sólo han sido registrados 700 nacimientos.

UNICEF asegura que está trabajando para restaurar los sistemas de registro de nacimientos en Liberia, de cara a una campaña nacional planeada para este año para alcanzar a todos los niños no registrados desde 2014.