La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) fletó hoy un avión con el objetivo de repatriar a más de 600 refugiados a la República Democrática del Congo, seis años después de haber huido a la República Centroafricana para escapar de los ataques del Ejército de Resistencia del Señor (LRA), un grupo extremista cristiano.

Un primer grupo de 39 congoleños embarcaron en un Dash-8 en Zemio, en el sudeste del país, para volar a Ango, en un área remota del norte. En las próximas tres semanas, ACNUR planea repatriar a unos 628 refugiados en 12 vuelos.

Todos los que regresan a la República Centroafricana querían salir de Zemio preocupados por la situación de inseguridad en el país. El ACNUR colaboró con los gobiernos de ambos países para facilitar la repatriación voluntaria.

Entre 2008 y 2009, unos 50.000 congoleños huyeron a la República Centroafricana, ante la violencia del grupo rebelde ugandés, que incendiaba sus casas, violaba a sus mujeres y niñas y utilizaba a sus hijos como soldados o esclavos sexuales.

La mayoría se refugiaron en Zemio, un campamento de ACNUR que alberga a unos 3.500 refugiados. Pero desde la ola más reciente de inestabilidad en la República Centroafricana, al menos 2.800 han regresado a la República Democrática del Congo.