La policía rusa detuvo este miércoles a más de 400 personas en Moscú -entre ellos, el líder opositor Alexei Navalni- en una marcha no autorizada convocada para respaldar al periodista Iván Golunov y para denunciar otros casos de imputaciones falsas contra críticos del gobierno.

Golunov, conocido por sus trabajos de investigación sobre la corrupción política en el país, fue detenido el pasado jueves por presunto tráfico de drogas, después de que la policía encontrara estupefacientes en su domicilio, una denuncia que luego fue desestimada por el propio gobierno.

Por su parte, Golunov denunció haber sido víctima de una paliza por parte de los agentes, y también aseguró que fue la policía la que colocó la droga en su casa.