Son los datos  del informe anual de Open Doors sobre la persecución de los cristianos en el mundo: más de 245 millones de cristianos sufrieron persecución severa en sus países alrededor del mundo el año pasado, 4,305 personas fueron asesinadas por razones de su fe y 3150 fueron arrestadas, sentenciadas y detenidas sin juicio. 1847 iglesias y edificios relacionados fueron atacados.

Estas son las dramáticas cifras, en constante aumento, que surgen de la investigación realizada por la organización internacional Puertas Abiertas, que cada año presenta la lista “negra” de 50 países -de los 150 monitoreados- donde los creyentes cristianos son más oprimidos, acosados, discriminados, sometidos a abusos y violencia hasta que son asesinados, condicionados en la vida privada y pública, a causa de sus creencias religiosas. En total, 35 países asiáticos, 15 africanos y 2 latinoamericanos.

Además, aunque la lista a 50 países de los 150 considerados y analizados, para la LMP 2019, 73 países han entrado en la categoría de persecución “alta”, “muy alta” o “extrema”, de los cuales 23 no aparecen en la lista de los primeros 50.  La realidad de la persecución se agudiza en el continente asiático, donde uno de cada tres cristianos sufre persecución, mientras que en África se trata de uno de cada seis.

“Lo más preocupante es el aumento de la opresión hacia los cristianos en todo el mundo” ha resaltado Ted Blakedirector de Puertas Abiertas en España. “Los cristianos en muchos países, como Egipto, India o China, son apartados de la sociedad por el único hecho de ser cristianos”. Corea del Norte, Afganistán y Somalia siguen ocupando, en este orden, los tres primeros puestos de la lista que ya ocupaban en la LMP 218. Los dos primeros países tienen la misma puntuación (94 sobre 100) y se diferencian por pocas décimas, mientras que Somalia sigue con 91 puntos sobre un máximo de 100.
De la lista roja de once países con nivel de persecución “extrema”, solo Irak se queda fuera respecto a los resultados del pasado año gracias a la derrota definitiva del autoproclamado Estado Islámico y el receso del conflicto armado. Por su parte, India sube una posición más y ya se sitúa 10ª en una escalada de posiciones en la LMP que no se ha detenido desde 2011.