Debido a la violencia que siguió a las elecciones

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) informó este viernes que la violencia debida a las elecciones generales celebradas el 27 de diciembre pasado en la República Centroafricana obligaron a huir a más de 30.000 personas a los vecinos Camerún, Chad, la República Democrática del Congo y la República del Congo.

El portavoz en Ginebra de ACNUR, Boris Cheshirkov, indicó que los eventos también provocaron el desplazamiento de decenas de miles de centroafricanos dentro del país, detallando que ese movimiento de población empezó desde el 15 de diciembre, cuando unas 185.000 personas de al menos 25 localidades abandonaron sus hogares previendo lo que podía ocurrir según se aproximara la fecha de las votaciones.

Cheshirkov especificó que cerca de una cuarta parte de los 4,7 millones de pobladores de la República Centroafricana debieron desplazarse a finales de 2020. La cifra incluye 630.000 refugiados en países vecinos y otros 630.000 desplazados internos.

De ese total, se estima que hoy continúan desplazados más de 62.000 individuos.

ACNUR manifestó alarma por las informaciones de violaciones de derechos humanos en la República Centroafricana y exhortó a los gobiernos de los países vecinos a continuar otorgando asilo a los recién llegados. También les pidió que apoyen a las autoridades locales en el registro de esas personas.

Agregó que cuando llegan a los otros países, los centroafricanos se asientan en comunidades de acogida o albergues temporales donde hace falta agua, refugio, servicios sanitarios y saneamiento adecuado para prevenir la propagación del COVID-19 y otras enfermedades.