El secretario general de las Naciones Unidas visitará las principales zonas afectadas  para evaluar sobre el terreno el brote y movilizar apoyo internacional para luchar contra la enfermedad

– Las autoridades congoleñas informaron este viernes de que un total de 2.006 personas han muerto por ébola en el noreste de la República Democrática del Congo desde que se declarara la epidemia de la enfermedad en esa zona el 1 de agosto de 2018.

De esas muertes, 1.901 han sido confirmadas en pruebas de laboratorio y el resto son probables, en tanto que se han registrado 3.004 contagios (2.899 confirmados), indicó en un comunicado el Comité Multisectorial de Respuesta al Ébola (CMRE).

Según el último boletín del CMRE con datos recopilados hasta el 29 de agosto, 902 personas han logrado sobrevivir a la enfermedad. En un comunicado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a sus socios implicados en la respuesta al brote a “incrementar su presencia sobre el terreno para frenar el ébola y atajar una de las crisis humanitarias más grandes y complejas del mundo”.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, se ha desplazado a RDC en una visita de tres días para valorar la situación en el país. Su estancia en Goma y Beni tiene como objetivo movilizar los equipos y el soporte adecuado para paliar esta epidemia, que es una de las más mortíferas que se recuerdan. De hecho, es la segunda más grande en la historia, después de la que se cobró la vida de casi 11.000 personas en África occidental (Guinea Liberia, Sierra Leona) en 2013-2014.