Unos 320.000 niños y adolescentes se infectaron de VIH en 2019 y 110.000 murieron por sida. UNICEF alerta de que, en 2020, la situación puede ser aún peor por la interrupción de servicios médicos por la pandemia de COVID-19.

 Al menos 2,8 millones de menores viven con VIH. En 2019, poco más de la mitad de ellos tenían acceso a tratamientos antirretrovirales, quedando muy por detrás de la cobertura tanto para las madres (85%) como para los adultos en general (62%).

La cobertura pediátrica en América Latina y el Caribe es del 46%, solo por detrás de  África Occidental y Central (32%).

“Todavía no existe una vacuna contra el VIH y los niños todavía se infectan a un ritmo alarmante y siguen muriendo de sida. Esto fue incluso antes de que COVID-19 interrumpiera los servicios vitales de tratamiento y prevención del VIH, por lo que ahora muchas más vidas están en riesgo”, dijo en un comunicado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.