Más de un centenar de personas han muerto desde el jueves 7 de febrero por el consumo de alcohol adulterado en el norte de la India, según informa Efe. Las autoridades han practicado cerca de 300 detenciones en una campaña contra esta lacra que suele golpear a la población más pobre y vulnerable del país.