Entre ellos un centenar de niños

El conflicto afgano dejó más de 500 civiles muertos, entre ellos un centenar de niños, en el primer trimestre del año, según la Misión de la ONU en Afganistán.

El informe de la Misión documenta un total de 1293 víctimas civiles, de las que 533 son muertos y 760 heridos, por enfrentamientos entre enero y marzo.

El documento muestra un “inquietante aumento de la violencia” en el mes de marzo, cuando se esperaba que el Gobierno afgano y los talibanes comenzaran las negociaciones de paz tras la firma del acuerdo el 29 de febrero entre los insurgentes y Estados Unidos.

El total de víctimas civiles en el primer trimestre de 2020 supone una disminución del 29% respecto al mismo periodo de 2019 y es la cifra más baja desde 2012.

Aún así, la Misión destaca que el conflicto en Afganistán sigue siendo uno de los más mortales para los civiles, en un momento en el que el impacto potencial del COVID-19 representa una amenaza para todos en el país.