La facturación de los autónomos será de media en 2020 la mitad que en 2019

La actual situación de crisis sanitaria vivida desde el pasado mes de marzo ha abierto paso a una crisis económica “sin precedentes”. Nueve de cada diez autónomos, el 89,8%, va a ver disminuir su facturación en relación a años anteriores, de los que siete de cada diez, el 69,26%, señala que dicho descenso será por encima del 40%. La facturación de los autónomos en 2020 será de media la mitad que en 2019.

Este es uno de los resultados que se extraen de la tercera encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos- ATA ante esta crisis sanitaria a 2.420 autónomos entre los días 12 y 14 de junio.

La tan esperada nueva normalidad va llegando poco a poco a nuestras calles y nueve de cada diez autónomos (88,9%) ya han vuelto a la actividad tras el parón obligado por la pandemia de la COVID-19. En este 88,9% están incluidos el 22,5% de autónomos que no han parado durante estos dos meses. Sin embargo, aún hay un 10,4% que afirman que en este proceso de desescalada aún no han podido iniciar su actividad, lo que, si lo trasladamos al total del colectivo, hablamos de en torno a 320.000 autónomos que siguen parados y sin ingresos, en una situación realmente complicada.

De los autónomos que ya tienen su actividad en activo, únicamente el 12,1% señala que su actividad funciona al 100%. El 72,4% de los autónomos encuestados desde ATA señala que su actividad funciona como máximo al 50%.

Preguntado ese 10,4% de los autónomos que afirman no haber iniciado su actividad el motivo por el que no lo han hecho, el 41,2% responde que no lo ha hecho porque a pesar de poder abrir, las condiciones que tiene para hacerlo no le compensan pues le suponen más pérdidas. El 23% señala que iniciará su actividad en las próximas semanas. Frente a esto, el 29,7% de los autónomos encuestados por ATA apunta que no abre porque su actividad está dentro de las no permitidas.

A pesar de que la actual situación está afectando gravemente al colectivo, únicamente el 4,1% de los autónomos se ha dado de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Pero acto seguido, dejan constancia que la facturación ha disminuido para el 89,1% de los autónomos encuestados. Hay un 7,1% que afirma que su facturación se ha mantenido igual a antes del estado de alarma y un 2,6% de los autónomos que responde que su facturación ha aumentado.

Además, seis de cada diez, el 59,7% de los autónomos que afirman haber registrado un descenso de su facturación, este descenso ha sido de más de 60%, de los que el 20,2% afirma que el descenso ha sido del 100%.

Por el contrario, de ese 2,6% de autónomos que afirma que su facturación ha aumentado, uno de cada dos, el 52,7% considera que este aumento ha sido como mucho del 20%.

Otra de las cuestiones que el barómetro de ATA quería conocer es si a pesar de esta situación y de la declaración del estado de alarma, la morosidad se convierte en otro de los obstáculos a los que se tienen que enfrentar en estos momentos. Así, se comprueba cómo uno de cada tres autónomos -el 36,8%- afirma padecer morosidad. Frente a este dato, el 56,9% de los autónomos señala no verse afectado por la morosidad pública y privada dentro de esta crisis de la COVID-19.

Finalmente, dentro de este bloque de cómo es la situación actual de los autónomos, ATA ha preguntado por la dificultad de adaptar su negocio a las medidas sanitarias que se han impuesto en las fases de desescalada. Y si en el anterior barómetro los autónomos a puertas de la desescalada se mostraban divididos, a día de hoy el 63,5% de los autónomos encuestados desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos señala que no ha tenido especiales dificultades para adaptar su negocio o actividad a las medidas que imponen las autoridades sanitarias. El 30,1% de los autónomos afirma que ha sido complejo adaptar su actividad a las normas que se han impuesto.

Además, dos de cada tres, el 67,8%, señala que la inversión que ha tenido que hacer para adaptar su negocio no ha superado los 500 euros.