El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado en Bruselas que asistirá el próximo martes en el Vaticano, acompañando a los Príncipes de Asturias, a la misa solemne de inicio del pontificado del Papa Francisco.

A su llegada a Bruselas, donde participará en el Consejo Europeo, el jefe del Ejecutivo ha expresado su satisfacción por la elección de Jorge Mario Bergoglio como pontífice: “Es una gran alegría para España. Es un papa iberoamericano que cursó parte de sus estudios en España, y conoce nuestro país”.

En declaraciones a los medios de comunicación, Mariano Rajoy también ha informado de que el Consejo Europeo hará un repaso a la situación de la economía comunitaria. El presidente ha avanzado que planteará la necesidad de mejorar las medidas de crecimiento, resolver los problemas de financiación, el desempleo juvenil y de continuar avanzando en la unión monetaria, fiscal, política y económica, tal y como se trató en el consejo de diciembre.

El presidente ha afirmado que apuesta por el crecimiento económico y no cree que haya nadie en Europa que se oponga a este objetivo: “Si no hay crecimiento económico no aumenta el progreso de los pueblos ni se crea ni empleo ni bienestar ni riqueza. Yo creo que son necesarias las políticas de control del déficit, no gastar por encima de lo que se tiene pero hay que apostar por el crecimiento porque Europa tiene que crecer” y eso generará más ingresos a los Estados “para ir corrigiendo las malas situaciones de déficit”.

Desahucios

Preguntado por la sentencia del Tribunal de Justicia de Luxemburgo que señala que la norma española de desahucios es contraria al derecho comunitario, Mariano Rajoy ha respondido que los servicios jurídicos del Estado la están estudiando, y que el Gobierno lógicamente cumple “lo que nos dicen las sentencias”.

“Aprovechando que ahora hay una tramitación de un Real Decreto Ley en el Congreso [sobre desahucios] para mejorar esta situación procuraremos adecuarlo a lo que allí se nos pide”, ha dicho.