María Graciani

Escritora, conferenciante,  periodista

@m_graciani

Has leído bien, en “3T” no en “3D”, aunque esta nueva perspectiva pone de relieve donde radican las claves del presente año. Las “3D” (tres dimensiones: ancho, alto y largo) aluden a la profundidad que tienen ciertas formas; por su parte, las “3T” hacen referencia a la profundidad de las personas…

Esto de las “3T” lo aprendí en un documental de La 2 sobre el Papa Francisco donde declaraba que él enfocaba la vida en “3T”: Trabajo, Tierra y Techo, tres pilares fundamentales sobre los que se sustenta nuestro taburete vital y nos otorgan una buena foto sobre nuestra profundidad personal.

El Techo: el alto de la existencia.

El Techo hace referencia al hogar y a la familia. Si hacemos el símil con las tres dimensiones, podríamos decir que el Techo sería el alto de la vida de una persona, pues un ser humano crece como tal cuando tiene un sentido profundo de lo que es el hogar, teniendo bien presente de donde viene, tanto como acicate de superación como orgullo de pertenencia, y evolucionar desde ahí, nutriendo con sus experiencias los valores inculcados en casa. Ese “alto existencial” que es el Techo, también se refiere a la casa, aspiración de toda persona para sentirse dueña de sus días, así el artículo 47 de La Constitución Española reconoce el derecho a la vivienda digna, poniendo de relieve el rol de los poderes públicos como los indispensables promotores de las condiciones necesarias… El 2020 nos ha “renovado” el sentido del “Techo”, pues al pasar tanto tiempo en casa, hemos aprendido a conectar más tanto con nosotros mismos como con nuestras familias, recordando que merecen (y mereces) el apelativo de “indispensables”, pues el humano necesita al humano, solo juntos conjugamos ese “¡nosotros ganamos!”. Con la mochila del 2020, inauguramos el “Techo 2021” dándole la vuelta al capital humano y recordando que el humano es el capital, que nadie merece ser dejado atrás ¡así es como se gana en altura de verdad! tanto como persona como sociedad.

La Tierra: longitud vital.

La segunda “T” nos hace poner los pies en el suelo, pues estamos hablando de la Tierra. El Papa Francisco señala que hay que hacerla fructificar, tiene todo el sentido; pues nuestro Techo está en la Tierra. Para comenzar el 2021 con buen pie, hemos de tener presente que el cuidado del medioambiente es un poderoso seguro de vida. El uso de los recursos alimenta la supervivencia y es síntoma de inteligencia; el abuso de los medios naturales supone acortar la vida de personas y animales. Recordad que si cuidamos el medio, llegará el mensaje. La Tierra es, por tanto, la longitud existencial.

El Trabajo: ancho existencial.

Nuestra tercera “T” es el Trabajo, el ancho existencial, pues tanto más cómodo (más ancho) te sentirás, cuando sepas que tienes seguro un medio de vida. El Papa dice que es la más noble de las “T”, no en vano, gracias al Trabajo conservamos el Techo y esto hace que estemos en mejor disposición para cuidar la Tierra… En 2020 ha habido más bien poca de esta “nobleza laboral”… El Trabajo se despide temblando de 2020 y empieza el 2021 con, como decía mi madre, “los pies en la tierra y la cabeza por las nubes”, es decir, tenemos la esperanza de que con la ansiada vacuna podamos empezar a recuperar los puestos de trabajo y los ánimos perdidos aunque sabemos que la recuperación será lenta, pero será.

Nos encontramos en el amanecer del 2021, aún es pronto para analizar a fondo el presente año desde la óptica de las “3T” pero la perspectiva del Trabajo, la Tierra y el Techo irán poniendo nombre y apellidos a cada uno de nuestros hechos. Que actúen bien.

https://www.paginasdeagenda.com/2021/01/04/agenda-de-la-empresa-no-263-enero-2021/