Ayer encontré una foto de cuando era niña que me hizo sonreír. Apenas era un bebé y estaba en mi carrito cubierta de palomas (no parecía muy contenta), de hecho, me daban bastante miedo. A día de hoy, muchas veces me las encuentro en los parques cuando voy de paseo con Atila, ahora me gustan (a mi perro demasiado, siempre corre detrás de ellas con la intención, adivino, de “trincar” alguna). Contemplar las palomas transmite serenidad -por algo se las considera mensajeras de la paz-, los abuelos disfrutan echándoles comida y, claro, mientras más echan, más vienen. Son agradecidas, si les das, recibes; si dejas de alimentarlas, sencillamente se van volando… Quizás a mí me daban miedo de pequeña porque no las entendía; al verlas posarse sobre mí, de alguna forma, pensaba que querían llevarme con ellas cuando lo que buscaban en realidad era disfrutar de mi compañía; quizás ese miedo infundado se debía a que yo aún no había descubierto el mensaje de PA-LO-MA, y es que la PAsión es el LOgro de tu MArca.

Conquistando lo que merece la pena…

Piénsalo, ¿cuál es la conquista real de cada empresa? ¡Generar la pasión de sus clientes! (internos y externos, es decir, tanto de sus trabajadores -quienes hacen el producto o prestan el servicio- como de quienes los adquieren). Porque cuando conquistas esa pasión, comienza a fraguarse una interesante transformación: el cliente desarrolla las alas de fan, y al fan lo precede una clase de entrega, una confianza y un genuíno interés que, en todos los sentidos, te hacen crecer, ¡por eso es importante prestar atención al mensaje de PA-LO-MA! Porque cuando la PAsión es el LOgro de tu MArca empiezas a sentir que tu cultura empresarial, ¡todo lo abarca! Y aunque algún día te toque jugar fuera de casa, gracias a la  PA-LO-MA, ¡siempre marcas! Porque tener hinchas incondicionales te hace sentir hogar por más lejos que te llegues a encontrar.

¡Que coma bien!

Eso sí, como sucedía en los parques, no te puedes olvidar de alimentar a tu PA-LO-MA (porque sino, los beneficios, no asoman) y ¿cómo se alimenta la pasión? ¡Con la diaria dedicación, generando diversión, con coherencia, con visión, con originalidad en la acción! Mirándola bien, la PA-LO-MA puede parecer tu gallina de los huevos de oro porque hace que transmitas credibilidad por cada uno de tus poros, pero ¡ojo!, que como tu PA-LO-MA no coma, una mañana podrías asomarte al parque y encontrarte con que estás solo…

¡TOMA!

Decía Séneca que “un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que solo le falta abrir la boca para caer en ella”; del mismo modo, una empresa sin PA-LO-MA presta estará a besar la lona, pues quedará K.O. al perder su ¡TOMA!, ya sabes, ese TOque MÁgico que diferencia a los ganadores de aquellos que viven un final trágico. Ese valor diferencial es el nutriente principal de tu PA-LO-MA, consérvalo y verás cómo esa maravillosa PAsión que es el LOgro de tu MArca crece, se multiplica y nunca más “te retorcerás entre polvos pica pica”… Cuando consigues generar emociones ricas, más que conectar, logras establecer un vínculo, en cierta forma, te harán sentir como un miembro de su familia porque lo bueno del logro de la pasión es que vive en la tierra de la confianza y cuando te habitúas a visitar ese lugar, ¡entonces es cuando experimentas lo que es triunfar!

¡En paz!

Como sabes, las palomas son mensajeras de paz, del mismo modo, saber que la PAsión es el LOgro de tu MArca te llena de una clase de serenidad mental y emocional que se traduce en la creación de un clima de armonía y comodidad. ¿Una pista para empezar? Todo reside en tu autenticidad…

María Graciani | Escritora, conferenciante, periodista

@m_graciani

Artículo incluido en el número de junio de la revista Agenda de la Empresa