La excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa jura hoy el cargo como presidenta de la Asamblea General de la ONU.

Presidirá el 73 periodo de sesiones, que arranca mañana y dura aproximadamente un año.

Este cargo nunca había sido ocupado antes por una mujer latinoamericana.

La diplomática ecuatoriana derrotó en las elecciones celebradas el pasado junio a otra latinoamericana, Mary Elizabeth Flores, al conseguir el respaldo de 128 de los 193 Estados miembros frente a los 62 apoyos que obtuvo la hondureña.