Casi un millón de personas copaban el viernes (25.10.2019) todas las avenidas hacia una céntrica plaza de Santiago, exigiendo reformas de un sistema económico que consideran desigual y coreando lemas contra el gobierno por afrontar con militares el peor estallido social en Chile en tres décadas.

El tono pacífico duró unas dos horas, cuando los antidisturbios comenzaron a actuar con el lanzamiento de gases lacrimógenos a la masa, lo que llevó a dispersar rápidamente la manifestación y la mayoría de los participantes puso rumbo a su casa antes de que se iniciase la octava noche de toque de queda en la capital.

Tras siete días con el país semiparalizado, la bolsa se desplomó solo el lunes y luego ha seguido sin grandes alteraciones, al igual que el dólar que si bien registró una subida esta semana, cerró a un nivel similar del mismo mes del año pasado.

Mientras tanto, la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) calculó en más de 1.400 millones de dólares las pérdidas causadas por la semana de protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera, que ya contabilizan 19 fallecidos, cinco de ellos extranjeros.

De las pérdidas calculadas, 900 millones de dólares serían solamente en destrozos por saqueos y destrucción de unos 25.000 locales comerciales, y otros 500 millones de dólares por la caída en las ventas, se indicó.