Los países vecinos permitirán a partir del 10 de agosto los viajes esenciales por negocios y desplazamientos oficiales.