El arribo del primero de los cinco buques cargados con gasolina, coincide con una severa escasez de combustible, en las últimas semanas más que antes, en el país con las mayores reservas probadas de petróleo.