Los 800.000 vecinos de las áreas confinadas de Madrid y de otros municipios de la Comunidad han arrancado este lunes su primer día de confinamiento muy expectantes de cuáles serían los controles implantados por el Gobierno de Ayuso para hacer eficaces las restricciones aplicadas.

Durante el lunes y el martes dichos controles son meramente informativos, las multas por entrar o abandonar estas zonas comenzarán a aplicarse este miércoles. Los vecinos sólo pueden desplazarse a otros lugares para ir a trabajar y cumplir obligaciones legales, educativas o el cuidado de personas dependientes. En todos los casos deben llevar un justificante cuyo modelo de formato ha publicado la Comunidad de Madrid este domingo. Llevarlo hoy no acarrea sanción, pero sí a partir del miércoles.

Además de a los conductores, la Policía Municipal también entra en los autobuses de la EMT para pedir la justificación a los viajeros que se encontraban en el interior.