A dos días de oficializada la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, los líderes de China y Francia, Xi Jinping y Emmanuel Macron, reafirmaron en Pekín su firme apoyo al pacto ambiental

Ambos mandatarios afirmaron mediante un comunicado que el Acuerdo de París es parte de “un proceso irreversible y una brújula para una acción fuerte sobre el clima”. Además destacaron su “firme voluntad de mejorar la cooperación internacional sobre el cambio climático para garantizar la puesta en práctica total y eficaz del acuerdo”. Para lograr este objetivo, quieren que se “respete el multilateralismo” y “dar un impulso político a la cooperación internacional”.

Dentro de las demandas concretas presentadas por Xi y Macron, destaca la solicitud de 100 mil millones de dólares anuales a los países desarrollados para invertir en la lucha contra el cambio climático. Estos millones de dólares anuales que se pretende destinar de aquí a 2025 van al “Fondo verde” para el clima de Naciones Unidas, que juega un papel esencial para movilizar recursos financieros a los países en desarrollo.

La declaración llama a “todos los países, las autoridades internacionales, las empresas y las organizaciones no gubernamentales a publicar hasta el próximo año sus estrategias de desarrollo a largo plazo hasta 2050 para una menor emisión de gases de efecto invernadero. Igualmente instan a ratificar “lo más pronto posible” la reforma de Kigali al protocolo sobre el clima de Montreal que “puede impedir hasta 0,4 grados centígrados de recalentamiento de aquí a finales de siglo”.