Es el primero de este tipo de un monarca español a la isla y que se ha hecho coincidir con la celebración del 500 aniversario de La Habana.