El Ministerio de Transporte de Malasia declaró el miércoles que hay grandes posibilidades de que los restos encontrados en la costa de Mozambique pertenezcan al Boeing 777 desaparecido en marzo de 2014.

El avión desapareció 40 minutos después del despegue cuando cubría la ruta entre Kuala Lumpur y Pekín. El último contacto se mantuvo mientras sobrevolaba el Golfo de Tailandia.

Los trozos de fuselaje que están siendo analizados fueron encontrados por un turista estadounidense, que los entregó a las autoridades. Hasta ahora sólo se había hallado un fragmento de ala del aparato en la isla francesa de La Reunión, el pasado mes de julio.

El avión de la compañía malasia, en el que viajaban 239 personas, desapareció el 8 de marzo de 2014 tras cambiar de rumbo en una “acción deliberada”, según los expertos, tan solo cuarenta minutos después de haber despegado de Kuala Lumpur con dirección a Pekín y de que alguien apagara los sistemas de comunicación.

La desaparición del MH370 continúa siendo uno de los mayores misterios de la historia de la aviación.