La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos ha encontrado otro “riesgo potencial” en el software de los Boeing 737 MAX (implicados en dos accidentes) que la compañía debe resolver para que los aviones puedan volver a volar.