Los precios mundiales de los alimentos se mantuvieron en general estables en diciembre, con una subida de los precios internacionales de los cereales que compensó el descenso del azúcar y los productos lácteos, según informó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El índice de precios de los alimentos de la FAO tuvo un promedio de 161,7 puntos en diciembre, comparado con un nivel revisado de 161,6 puntos en el mes anterior.

El índice, que sirve como indicador de la variación mensual en los precios internacionales de una canasta de productos alimentarios, se situó en una media de 168,4 puntos para el conjunto de 2018, un 3,5 por ciento menos que en 2017 y casi un 27 por ciento por debajo de su nivel más alto alcanzado en 2011.

Mientras que los precios internacionales de todos los principales cereales subieron en el último año, los de los otros alimentos supervisados disminuyeron, siendo el del azúcar el que más bajó.