125 son los que han fallecido, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud.

De esos casos, 165 están confirmados y 35 son probables. Casi todos los nuevos contagios se dan en la ciudad de Beni. Una de las razones para la expansión en esa ciudad es la inseguridad por el conflicto armado. Además, una parte de la población ha mostrado desconfianza y renuencia a seguir las recomendaciones de la OMS.