Un incendio consume la catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa. Las llamas han provocado el derrumbe de la aguja central del edificio y los bomberos no descartan que el resto de la estructura se venga abajo. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha suspendido su agenda y se ha desplazado hasta la zona

Cientos de bomberos acudieron inmediatamente al lugar para tratar de apagar las llamas. Se desconoce si ha habido víctimas. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anulado el mensaje que iba a dirigir a la nación esta misma noche para anunciar importantes decisiones políticas y se ha desplazado hasta la zona para seguir personalmente los trabajos de extinción. Durante horas ha existido un “riesgo real” de derrumbe, aunque al caer la noche, los bomberos emitieron un mensaje en el que afirmaban que habían logrado salvar la estructura del edificio.

La noticia ha dado la vuelta al mundo, desde donde llega una cascada de mensajes de pesar y de muestras de solidaridad con el pueblo francés. La Unesco, que, precisamente tiene su sede en París, ha emitido un mensaje en el que lamenta lo ocurrido y ofrece su colaboración para “salvaguardar y rehabilitar la Catedral de Notre Dame, un monumento gótico del siglo XII que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1991. Los bomberos han tratado de salvar de las llamas obras de arte de incalculable valor que se encontraban en el interior del templo.